Las organizaciones que deciden traer a a luz una aplicación móvil para que sus clientes puedan interactuar con ciertas funcionalidades del servicio que ofrecen deben saber que casi el 80% del tráfico mundial de Internet es realizado a través de un dispositivo móvil. Sumado a esto, la posibilidad de contar con un mecanismo de comunicación inmediata como lo son los dispositivos celulares a través de las notificaciones Push, permiten construir experiencias de cliente bastante personalizadas, de manera que al contrastar estos elementos nos damos cuenta del potencial que puede lograr ofrecer a las organizaciones la habilitación de una aplicación móvil para sus clientes.

Es importante resaltar que el primer paso para iniciar el camino a recorrer para brindarle a nuestros clientes una aplicación móvil es realizar una planificación adecuada y antes esto, debemos conocer tres factores imprescindibles a tomar en cuenta en nuestro plan empresarial:

Seguridad de los Datos: Los mecanismos utilizados en la integración de los datos de nuestros clientes en caso de no ser manejados de la forma recomendada puede abrir brechas importantes que pueden permitir la incursión de ataques de terceros, impactando directamente la confianza de nuestros clientes en la organización. Por tanto, este debe ser un aspecto manejado de forma significativa a través de la utilización de los estándares de seguridad que establecen las mejores prácticas de la industria.

Conocimiento de las necesidades fundamentales de nuestro cliente: El cliente final de la aplicación que estamos planificando en nuestra organización suele ser el cliente habitual de los productos y/o servicios de la organización, los proveedores o quizás algún aliado de negocio con el que se realice una interacción habitual. En todo caso, es importante que consideremos que lo principal que debe ser cubierto en la aplicación, es alguna necesidad tangible del cliente. Si tenemos este principio identificado, puede ser mucho más sencillo incorporar funciones que brinden algún valor agregado o más aún lograr que el cliente pueda suministrarnos algún tipo de información que quizás por otros medios no podríamos obtener. De esta manera al contar con esa vía de comunicación directa con nuestro cliente, podemos lograr transmitirle información muy útil que incrementará su preferencia por nuestra marca organizacional.

Claridad en los procesos de negocio contemplados en la aplicación que deseamos implementar: Aunque pueda ser tentador impulsar una aplicación móvil para establecer ese enlace con nuestros clientes, indudablemente esto hace necesario que los procesos de negocio vinculados en las funciones atendidas por la aplicación estén plenamente analizados, e identificados. Este suele ser un error en el que suelen incurrir muchas organizaciones. De este punto hemos conversado en un artículo anterior que podemos leer haciendo click en este enlace.

Arquitectura de Software abierta y con mecanismos estándar de integración: El hecho de que nuestra organización cuente con una madurez adecuada en cuanto a su arquitectura de software contribuirá de forma sustancial en la planificación de la implementación de nuestra aplicación móvil para brindarle mejores productos y servicios a nuestros clientes. Tanto si nuestra empresa se encuentra establecida y operando desde hace años o si es una empresa joven pero que basa sus operaciones en gran parte en muchas plataformas digitales, el principio es el mismo. Debemos contar con la claridad suficiente de cómo se encuentra nuestra arquitectura de software a nivel interno, cómo se interrelacionan los componentes de la misma, qué planes de contingencia podemos considerar, cuan segura está nuestra información, cual es la máxima frecuencia en la que podremos actualizar nuestros datos, etc. Definitivamente es muy importante que los mecanismos de integración estén bien claros en la organización para poder brindar servicios de verdadero valor a nuestra aplicación. De lo contrario, es muy probable que nuestra aplicación no logre el engagement que esperamos o peor aún nos impacte de forma negativa en nuestra imagen.

Conocimiento de nuestra Cadena de Valor: Al poseer un conocimiento claro del flujo de actividades que ejecuta nuestra organización para lograr que el valor del negocio llegue a las manos de nuestros clientes. Es necesario que la visión estratégica de dicho flujo sea considerado en la fase de planificación para garantizar que la aplicación se convierta en un activo importante para la empresa que haga necesario invertir el tiempo y esfuerzo que requiera. Más aún, en caso que al contrastar los resultados esperados que brindará la aplicación al estar disponible para nuestros clientes con la inversión estimada, se traduzca en beneficios tangibles: Incremento en Ventas, Satisfacción del cliente, Optimización de costos, etc. De nada servirá si nuestra aplicación no logra alguno de estos beneficios.

Aún cuando el desarrollo de una aplicación empresarial para su negocio, puede representar grandes beneficios para su organización, si no se presta la debida atención a la fase de planificación será mayor el gasto que el retorno de inversión obtenido de la misma.  Contáctenos a través de este enlace para recibir la orientación adecuada en el camino para la construcción de una aplicación para los clientes de su organización.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 18 =